Anatomía de la arteria oftálmica.

Anatomía de la arteria oftálmica.
Anatomía de la arteria oftálmica.

La arteria oftálmica es la arteria encargada de la irrigación del globo ocular y de las formaciones orbitarias. Es una rama de la arteria carótida interna que se origina en la base del cráneo, medial al proceso clinoides anterior.

Está situada sobre la cara inferolateral del nervio óptico con el cual se dirigen adelante y lateralmente, atraviesan el conducto óptico para entrar en la órbita.

Una vez en la órbita la arteria oftálmica se dirige hacia arriba, medial y adelante, cruzando la cara superior del nervio óptico. Sigue la pared medial de la órbita, a lo largo del músculo oblicuo superior y termina a nivel de la polea de reflexión de este músculo, en este punto origina sus ramas terminales: la arteria frontal y la arteria nasal.

 

Ramas colaterales

Las ramas colaterales de la arteria oftálmica se las divide para su estudio en tres grupos, según se originen lateralmente, por arriba o medialmente al nervio óptico.

Las ramas laterales al nervio óptico son la arteria lagrimal y la arteria central de la retina.

⦁ La arteria lagrimal se origina en la cara lateral de la arteria oftálmica, se dirige adelante y lateralmente, a lo largo de la pared lateral de la órbita hasta llegar a la glándula lagrimal, en la que se distribuye, y termina en el párpado inferior. Irriga el músculo recto lateral y da una pequeña rama en el foramen cigomaticofacial, que se anastomosa con la arteria temporal profunda anterior.

⦁ La arteria central de la retina penetra en el nervio óptico a 1. centímetro por detrás de la esclerótica. Sigue el eje del nervio y termina irrigando la retina.

 

Las ramas que nacen por encima del nervio óptico son:

⦁ La arteria supraorbitaria, que flanquea la pared superior de la órbita, atraviesa el foramen supraorbitario y se distribuye en los planos superficiales de la región frontal.

⦁ Las arterias ciliares cortas posteriores, cuyo número es de dos o tres, se dirigen adelante, alrededor del nervio óptico. Perforan la esclerótica en dirección anterior, se ubican en la lámina fusca de la esclera y terminan en la porción ciliar de la coroides.

⦁ Las arterias ciliares largas posteriores perforan la esclerótica y contribuyen a formar el círculo arterial mayor del iris. Son dos: medial y lateral.

⦁ La arteria muscular superior para los músculos: elevador del párpado, recto superior, recto medial y oblicuo superior del ojo.

⦁ La arteria muscular inferior se distribuye en los músculos recto inferior, recto lateral y oblicuo inferior. Esta arteria da origen a las arterias ciliares anteriores, que perforan la esclerótica cerca de las inserciones de los músculos rectos y terminan en el círculo arterial mayor del iris.

 

Las ramas que nacen medial al nervio óptico da origen a:

⦁ La arteria etmoidal posterior, que deja la órbita por el foramen etmoidal posterior. Está destinada a la mucosa nasal, así como a las meninges de la región etmoidal.

⦁ La arteria etmoidal anterior atraviesa el foramen etmoidal anterior. Da una rama a la duramadre y una rama nasal para la mucosa.

⦁ La arteria palpebral inferior se dirige abajo y lateralmente, terminando por diversas ramas en la conjuntiva, en las glándulas palpebrales y en el músculo orbicular de los párpados.

La arteria palpebral superior atraviesa el tarso e irriga la piel, los músculos, las glándulas y la mucosa del párpado superior.

 

Ramas terminales

Las ramas terminales como ya se mencionaron son dos:

  • la arteria frontal medial
  • la arteria nasal

La arteria frontal medial sale de la órbita por su parte medial y se dirige hacia arriba estableciendo anastomosis con la arteria temporal superficial.

La arteria nasal sale de la órbita por su parte medial y se dirige hacia abajo, anastomosándose con la arteria facial.

 

Homo medicus

 


 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...