Atresia de oído

Atresia de oído
Atresia de oído

La atresias del oído engloba a la mayoría de las malformaciones que aparecen en el oído externo y medio, e implica la interrupción del desarrollo normal de los dos primeros complejos branquiales.

Dependiendo del momento de la interrupción durante la maduración, podrá existir desde una mínima malformación hasta la interrupción del desarrollo en un período anterior a su inicio, con la consiguiente agenesia.

Las atresias de oído, como malformaciones del primer y segundo complejos branquiales, se identifican, en muchos casos, como microsomías craneofaciales, ya que pueden asociarse a malformaciones de otras estructuras del mismo origen:

  • globo ocular y anexos
  • región pterigomandibular
  • base del cráneo
  • defectos de formación y fusión esqueléticas
  • defectos de los tejidos blandos de la cara

Las atresias de oído por su origen pueden ser:

  • de origen genético, hereditarias.
  • adquiridas, secundarias a factores ambientales que inciden fundamentalmente en el primer trimestre del embarazo.

Entre los factores ambientales que provocan atresias de oído incluyen:

  • los infecciosos, como la rubéola, el sarampión, la gripe o la sífilis.
  • los farmacológicos, como la talidomida.
  • las radiaciones.

Según la gravedad las atresias de oído pueden clasificarse como:

  • Atresia mínima: son pequeñas deformaciones del pabellón auricular, discreta estenosis del conducto auditivo externo; o alteraciones de la morfología, las conexiones o la movilidad de la cadena osicular
  • Atresia media: se refiere a malformaciones del pabellón con obliteración del conducto auditivo y malformaciones timpanoosiculares, en presencia de una cavidad aérea en el oído medio y una aceptable neumatización mastoidea.
  • Atresia mayor: es la usencia de estructuras reconocibles del oído externo y medio, con ausencia de neumatización mastoidea; es frecuente que se asocie a anomalías del oído interno.

Las malformaciones de la cadena osicular son frecuentes en las agenesias del oído. Las encontradas con mayor frecuencia son la fusión incudomaleolar, seguida de la alteración del mango del martillo. Se debe sospechar la alteración de la conexión y la movilidad de origen malformativo en pacientes con hipoacusia de conducción no progresiva, sin antecedentes de traumatismo, infección ni otosclerosis, presente desde la infancia.

El colesteatoma primario puede presentarse tanto asociado a malformaciones del oído externo o medio, como en oídos normalmente desarrollados. El colesteatoma se debe a la inclusión de tejido epidérmico en el interior de las cavidades aéreas o en el ángulo pontocerebeloso durante el proceso de fusión de las diversas hendiduras que configurarán el oído definitivo.

Exámenes complementarios

La detección precoz de las atresias de oído externo y medio es fundamental para el buen desarrollo psicomotor e intelectual del paciente, habitualmente un niño de corta edad.

El diagnóstico de las atresias comprende la historia clínica y los antecedentes familiares y tocológicos, el examen físico y audiológico, y la realización de estudios de imagen de alta resolución.

El examen físico comprende la inspección cuidadosa de ambos pabellones, los conductos auditivos y el tímpano.
La exploración auditiva se basa en la realización de un audiograma por vías aérea y ósea.
La tomografía computarizada proporciona datos sobre el aspecto morfológico del oído interno, el grado de neumatización y las deformidades del oído externo y medio, la cadena osicular y el nervio facial.

 

Tratamiento

El tratamiento de las malformaciones auditivas pretende restablecer la máxima audición posible de forma precoz, y proporcionar unos razonables resultados estéticos en caso de deformidad externa.

La adaptación protésica, en casos en que deba postergarse la intervención quirúrgica, debe realizarse de la forma más temprana posible para mantener el desarrollo intelectual y psicomotor del niño.

Actualmente, se tiende al uso de prótesis del pabellón auricular, que se engarzan a aditamentos externos (gafas) o se anclan mediante tornillos a la cortical mastoidea.

El objetivo de la cirugía funcional otológica es mejorar el umbral auditivo del paciente, por lo que es imprescindible que el oído interno esté indemne.

La técnica quirúrgica se basa en la reconstrucción de un conducto auditivo externo y una cavidad del oído medio cerrada por una membrana o injerto timpánico conectada mediante una cadena osicular con la platina móvil.

Cada vez se recurre más al uso de implantes osteointegrados que estimulan al oído por vía ósea.

 

 

 

Homo medicus

 


 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...