¿Qué es el corazón?

¿Qué es el corazón?
¿Qué es el corazón?

 

El corazón es un órgano muscular hueco que circunscribe cavidades en las cuales circula la sangre. Su relajación (diástole), provoca la atracción hacia sí, por diferencias de presión, de la sangre que circula en las venas. Cuando se contrae (sístole), expulsa la sangre que contiene en el interior hacia las arterias ya sea la aorta o el tronco pulmonar.

El corazón esta formado por diferentes tejidos que son:

  • Un músculo con propiedades particulares, que se denomina miocardio.
  • El interior de las cavidades cardiacas está tapizado interiormente por el endocardio.
  • La parte exterior del corazón está cubierta por el epicardio.
  • El corazón está rodeado además por el pericardio que es una membrana fibroserosa que lo separa de los órganos vecinos.

El corazón está situado en el tórax, detrás de la pared esternocondrocostal, en la parte inferior del mediastino. El mediastino es una región que se encuentra situada centralmente en el tórax, entre las regiones pleuropulmonares derecha e izquierda.

El corazón se encuentra entre ambos pulmones, rodeados por sus pleuras, por encima del diafragma, delante de la columna vertebral. Se proyecta en el segmento comprendido entre el 4.º y el 8.º proceso espinoso de las vértebras torácicas las cuales se identifican como vértebras cardiacas.

El corazón tiene relación directa con la parte anterior del tórax que incluyen el esternón y los cartílagos costales que se unen a este; y los espacios intercondrales.

 

El corazón tiene relación a los lados con las pleuras de los pulmones a derecha e izquierda. La cara inferior del corazón se relaciona directamente con la porción mediana del diafragma. Hacia arriba, el corazón tiene relación con la abertura torácica superior, a través de
la cual se comunica con los diferentes planos del cuello.

El corazón por intermedio del pericardio está unido a las diferentes estructuras de la pared torácica o del mediastino. Sin embargo el interior del pericardio, el corazón está libre, aunque mantenido en su posición por su continuidad con los grandes vasos que llegan a él o
que de él parten, y además, por el pericardio fibroso y por las inserciones diafragmáticas de este.

El corazón tiene la forma de un cono o una pirámide en el que se identifican:

  • Una base, dirigida hacia atrás, arriba y algo a la derecha.
  • Un vértice, punta o ápex, que se sitúa adelante y a la izquierda.

 

El eje general del corazón se acerca más a la horizontal que a la vertical.

El corazón vivo está animado por contracciones enérgicas. Su tejido muscular varía del rosado al rojo oscuro. En su superficie exterior se observan importantes cúmulos de tejido adiposo que se ubican en los surcos del órgano.

La consistencia del corazón es variable, los atrios son delgados por lo que el corazón aparece blando. En los ventrículos la pared es gruesa por lo que son más resistentes, más elásticos, sobre todo el ventrículo izquierdo.

El corazón se siente duro durante su período de contracción (sístole) y más blando y distendido durante el periodo de relajación ventricular (diástole). Su consistencia varía también con la edad, con la magnitud del volumen sanguíneo en su interior, así como con el efecto de  ciertas enfermedades que aumentan o la disminuyen sus consistencia.

El volumen y el peso varían de acuerdo con el sexo, por ejemplo el corazón del hombre es más voluminoso que el de la mujer; y con la edad, al nacer, pesa aproximadamente 25 gramos; a los 10 años, entre 100 y 125 gramos y en el adulto entre 200 y 250 gramos. El peso también varía  con la talla y con la capacidad torácica. El volumen depende del trabajo muscular y de los esfuerzos físicos a los que el individuo está sometido, el esfuerzo produce un aumento de su volumen debido a la hipertrofia del miocardio.

El gasto cardíaco es el volumen de sangre que el corazón bombea por minuto. El gasto de las cavidades izquierdas debe ser igual al de las cavidades derechas.

El corazón está formado realmente por dos bombas separadas:

  • un corazón derecho que bombea sangre hacia los pulmones.
  • un corazón izquierdo que bombea sangre a través de la circulación sistémica que aporta flujo sanguíneo a los demás órganos y tejidos del cuerpo.

A su vez, cada uno de estos corazones es una bomba bicameral pulsátil formada por una aurícula y un ventrículo. Cada una de las aurículas es una bomba débil de cebado del ventrículo, que contribuye a transportar sangre hacia el ventrículo correspondiente. Los ventrículos después aportan la principal fuerza del bombeo que impulsa la sangre ya sea hacia la circulación pulmonar por el ventrículo derecho, o hacia la circulación sistémica por el ventrículo izquierdo.

El corazón está formado por tres tipos principales de músculo cardíaco: músculo auricular, músculo ventricular y fibras musculares especializadas de excitación y de conducción. El músculo auricular y ventricular se contrae de manera muy similar al músculo esquelético. Las fibras especializadas de excitación y de conducción del corazón se contraen solo débilmente porque contienen pocas fibrillas contráctiles; en cambio, presentan descargas eléctricas rítmicas automáticas en forma de potenciales de acción o conducción de los potenciales de acción por todo el corazón, formando así un sistema excitador que controla el latido rítmico cardíaco.

 

 

Homo medicus

 


 

 

Fuente:

  • Latarjet M., Ruiz Liard. Anatomía Humana. 5a ed. Panamericana. 2019
  • Hall, John E., y Arthur C. Guyton. Guyton Y Hall: Compendio De Fisiología Médica. 13a ed. –. Barcelona: Elsevier, 2016

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...