¿Qué es la hepatitis autoinmunitaria?

¿Qué es la hepatitis autoinmunitaria?
¿Qué es la hepatitis autoinmunitaria?
Concepto

La hepatitis autoinmune es una enfermedad hepática crónica supuestamente causada por la pérdida de tolerancia a los autoantígenos específicos de los hepatocitos. Se caracteriza por predilección femenina, niveles elevados de aminotransferasa, autoanticuerpos, aumento de los niveles de globulina γ o IgG y evidencia de hepatitis de interfase en la biopsia.

La hepatitis autoinmunitaria suele observarse en mujeres jóvenes, pero puede ocurrir en cualquier género y en todas las edades. El inicio de la hepatitis autoinmunitaria suele ser gradual, pero cerca de 20% de los pacientes presenta hepatitis aguda o a veces fulminante, y en algunas situaciones después de enfermedades virales o contacto con un fármaco o toxina.

 

Manifestaciones clínicas

A la exploración frecuentemente se trata de una mujer joven de aspecto sano con muchas telangiectasias, estrías cutáneas, acné, hirsutismo y hepatomegalia.

Entre los signos extrahepáticos de la hepatitis autoinmune se incluyen: 

    • artritis.
    • síndrome de Sjögren.
    • tiroiditis.
    • nefritis.
    • colitis ulcerosa.
    • anemia hemolítica Coombs-positiva.

 

Exámenes complementarios
  • Los exámenes complementarios en pacientes con hepatitis autoinmune presentan:
    • Concentraciones séricas de aminotransferasa mayores a 1,000 UI/L
    • Aumento de la bilirrubina total.
    • Anticuerpos contra ANA o músculo liso.
    • Anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos perinucleares atípicos.
    • Anticuerpos contra histonas, actina F y a-actinina.
    • Anticuerpos contra el antígeno hepático soluble.
  • La biopsia de hígado en pacientes con hepatitis autoinmune se utiliza para corroborar el diagnóstico, valorar la gravedad de la enfermedad y determinar la necesidad de tratamiento.
    • El signo histopatológico definitorio de hepatitis autoinmune es la hepatitis interfase.

 

Tratamiento
  • La prednisona y azatioprina o sin ésta mejora los síntomas en pacientes con hepatitis autoinmune, disminuye las concentraciones séricas de bilirrubina, aminotransferasa y gammaglobulina y reduce la inflamación del hígado.
    • La prednisona se administra al principio en una dosis de 30 mg  y 50 mg de azatioprina por vía oral al día.
    • La dosis de prednisona se disminuye de 30 mg/día después de una semana, a 20 mg/ día y de nuevo a 15 mg/día después de dos a tres semanas.
    • El tratamiento se guía por la respuesta y, al final, se llega a la dosis de sostén de 10 mg/día.
  • El budesónido, 3 mg por vía oral dos o tres veces al día, puede tener prácticamente la misma eficacia que la prednisona en la hepatitis autoinmunitaria no cirrótica y se acompaña de menos efectos secundarios.

 

  • Una vez lograda la remisión completa de la hepatitis autoinmune puede interrumpirse el tratamiento, pero la tasa de recurrencia ulterior es de 90% a los tres años.
    • Las recurrencias se pueden tratar de nuevo en la misma forma que el episodio inicial.

 

  • Las personas con hepatitis autoinmune que no responden a los corticoesteroides y la azatioprina pueden ser sometidas a un ciclo de prueba con ciclosporina, tacrolimús, sirolimús, everolimús, metotrexato, rituximab o infliximab.

 

  • Puede ser necesario el trasplante de hígado en pacientes con hepatitis autoinmune e ineficacia terapéutica o en pacientes con un cuadro inicial fulminante.
    • Se ha identificado que la enfermedad reaparece hasta en 70% de los hígados trasplantados a los cinco años.

 

Complicaciones

Los individuos con hepatitis autoinmunitaria están expuestos a un mayor riesgo de cirrosis, la cual, a su vez, agrava el riesgo de carcinoma hepatocelular.

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...