¿Cómo prevenir las infecciones de heridas quirúrgicas?

¿Cómo prevenir las infecciones de heridas quirúrgicas?
¿Cómo prevenir las infecciones de heridas quirúrgicas?

Los procedimientos médicos requieren una ambiente de total higiene a fin de no contaminar con microorganismos al paciente pudiéndole ocasionar alguna infección.

Desde el siglo XIX se ha introducido de manera formal los procedimientos de limpieza e higiene en los procedimientos médicos al constatarse de la participación del médico en la transmisión de enfermedades de paciente en paciente.

Joseph Lister en Escocia, introdujo un método que utilizaba vaporizaciones para producir un ambiente estéril en los procedimientos quirúrgicos. Así Introdujo la antisepsia como un concepto para disminuir y eliminar los organismos que causan supuración.

Surgieron en el mismo siglo dos métodos cuya finalidad era la disminución de las infecciones de las heridas así tenemos al método de antisepsia que afirma que eran los organismos diminutos del aire los que generaban la supuración, y el método asepsia, el cual consideraba que los microorganismos estaban en los objetos y era necesario someter éstos al calor para destruirlos antes de ser utilizados en los procedimientos o contacto con heridas.

En 1890, en Alemania,algunos cirujanos comenzaron a usar guantes de hule esterilizados como un método de asepsia. William Stewart Halsted en 1904, consideró el uso obligatorio de guantes en el Hospital John Hopkins, como un método de asepsia.

El descubrimiento de la penicilina en 1928 por el inglés Alexander Fleming dio inicio a la era de la profilaxis que permitio el desarrollo de la cirugía.

 

Infección en los procedimientos quirúrgicos.

La infección nosocomial se refiere a la infección adquirida dentro de un hospital pues esta demostrado que todo paciente, al ingresar a un hospital, puede ser contagiado por la infección de otro enfermo.

Las infecciones puede provenir del mismo paciente o de cualquier profesional de la salud en contacto con él o que le realice un procedimiento invasivo

Las infecciones nosocomiales y del sitio quirúrgico (ISQ) son percibidas por los pacientes como una muy mala atención por parte del médico, del personal de salud y del hospital.

Métodos para disminuir las infecciones de sitio quirúrgico.

Asepsia: como el conjunto de procedimientos cuya finalidad es eliminar por completo todos los microorganismos de una superficie de material inerte. (instrumental quirúrgico), por ejemplo el conjunto de procedimientos son lavado enzimático, seguido de hidromecánico con secado, para luego empaquetar y esterilizar en autoclave, continuando con un periodo de cuarentena para eliminar vapor y después almacenar en área blanca, registrando fecha de caducidad.

El uso de testigos biológicos termosensibles ha superado al antiguo “papel-testigo” debido a que en ocasiones éste vira cuando se alcanza el calor, pero no la presión, lo que permite la sobrevida de microorganismos, dando un resultado falso.

En los materiales que no soportan el calor y presión generados por autoclave se utiliza gas óxido de etileno como efectiva asepsia.

La antisepsia es el procedimiento aislado para disminuir al mínimo posible los microorganismos de superficies que por sus características no pueden someterse a la asepsia, pues serían erosionadas, y cuya estructura fisicoquímica se altera con asepsia, (piel, mucosas, equipos electrónicos, polímeros orgánicos) o que son muy grandes para ser colocadas dentro del autoclave, esto es, paredes de la sala de quirófano, muebles como la mesa de Mayo y operaciones, entre otras.
La antisepsia de paredes y muebles se le llama desinfección, y se lleva a cabo mediante lavado con agua y jabón, para después aplicar desinfectante o antiséptico. Los más utilizados en la actualidad son hipoclorito de sodio; amonio cuaternario, muy tóxico; sales de fosfonio; 23 glutaraldehído y su variante más costosa orthophthaldehído; formaldehído, y ácido peracético. Otros elementos mucho menos tóxicos, como el agua superoxidada similar al antiséptico peróxido de hidrógeno.

 

Método gas-plasma, consistente en que dentro de una cámara al vacío con radiofrecuencia se ioniza un componente volátil, el cual reacciona con los microorganismos, precipitando sus proteínas y haciendo permeable sus cápsulas; este método produce una antisepsia de alto grado casi similar a la asepsia; está indicado para equipos biomédicos electrónicos que no soportan autoclave.

 

Aislamiento de la sala de quirófano cuando se detecta una cirugía contaminada, lavado exhaustivo posterior y adición de un desinfectante o sanitizante, para evitar que algún fómite pudiera contagiar pacientes en otra sala o al enfermo de la siguiente cirugía; de ahí que es aconsejable
programar las cirugías contaminadas y sucias en turnos vespertinos, posterior a todas las cirugías limpias.

 

Clasificación de Earle Spaulding para determinar el grado de esterilización de acuerdo con el riesgo de infección que conlleva.

a) objetos críticos: que ingresarán a tejidos estériles, y por tanto requieren alto grado de esterilización (p. ej., instrumentos quirúrgicos, implantes, catéteres, ureteroscopios, cistoscopios, etc.).

b) objetos semicríticos: los que entran en contacto con membranas mucosas o piel no íntegra, por lo cual se necesita alto grado de antisepsia o desinfección (p. ej., equipo de anestesia, laringoscopios, broncoscopios, endoscopios, etc.).

c) objetos no críticos: que sólo tienen contacto con la piel íntegra del paciente y por tanto se emplea un bajo grado de desinfección (p. ej., sábanas, mango-infl able del esfingo-baumanómetro, estetoscopios, entre otros).

Uso de Ropa y protección adecuada para procedimientos quirúrgicos.

Existe evidencia de que la pijama quirúrgica limpia, hecha de algodó- poliéster y sólo de uso en quirófano, así como el empleo de ropa impermeable, cubrebocas o escafandra y gorro, reducen de modo
significativo los cultivos

Colocar doble guante quirúrgico no disminuye la ISQ y sólo implica menor riesgo de perforación en el guante interior; así, esta práctica sólo protege al cirujano.

 

El uso de guantes quirúrgicos y campos impermeables baja de manera significativa la tasa de ISQ. El talco dentro del guante puede llegar a causar peritonitis, por lo que las dosis deben ser mínimas o aplicar otros lubricantes.

Los guantes tienen microperforaciones hasta en 17% de las cirugías y por ello la antisepsia de manos toma relevancia.

El flujo laminar de aire dentro de la sala de quirófano disminuye la ISQ.

El flujo y mayor circulación del personal dentro de la sala de quirófano, así como mantener abierta la puerta del mismo, incrementan la contaminación del instrumental y de soluciones vertidas en palanganas, esto correlaciona con aumento en la tasa de ISQ.

La antisepsia en la piel del paciente ha evolucionado desde el lavado con jabón germicida y la aplicación de mercurios orgánicos (Merthiolate) adicionados con tintura, marcando la zona preparada con antisepsia; uso de yodopovidona (polivinilpirrolidona) hasta el empleo en la actualidad del digluconato de clorhexidina, compuesto orgánico bisguanida que a bajas concentraciones es bacteriostático, mientras que en altas concentraciones es bactericida. La base de algún alcohol en estos preparados de yodo o clorhexidina se recomienda de manera amplia, excepto en zonas de cabello o abundante vello, pues es flamable.

El lavado de manos disminuye el riesgo de ISQ durante 3 a 4 horas. Lavarse de manera quirúrgica las manos con yodopovidona cuando lleve a cabo cirugías de 2 a 3 horas de duración o cirugías de mínima invasión, y dejar la clorhexidina para cirugías prolongadas.

Los protectores plásticos adherentes al campo operatorio disminuyen las ISQ. El cianoacrilato, el cual es semilíquido y se seca sobre la piel ya cubierta con un antiséptico, previo a la incisión quirúrgica mostró ISQ muy menor en cirugías limpias. Los protectores aros-plásticos, que separan y cubren en específico el borde de la herida y son colocados luego de la incisión, aun cuando tienden a disminuir el riesgo de ISQ, no han demostrado diferencia significativa en cirugías limpias-contaminadas.

Rasurar la zona del procedimiento pues el vello abundante podía guardar partículas con gérmenes, además de que las bacterias están en mayor cantidad dentro de la raíz del folículo piloso. Hacerlo momentos antes de la cirugía. Rasurar con rastrillo aumenta hasta dos veces más el riesgo de ISQ, en comparación con máquina depiladora (clipper) y hasta 1.45 veces más contra el uso de crema depiladora.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...