¿Qué contiene la leche materna?

¿Qué contiene la leche materna?
¿Qué contiene la leche materna?

La leche materna es el alimento por excelencia para el lactante. Además de su alto valor nutricional, posee elementos bioactivos con múltiples beneficios, que confieren al lactante inmunoprotección y fortalece el vínculo madre-hijo.

La OMS y UNICEF recomiendan lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y complementada con otros alimentos hasta, al menos, los 2 años de vida.

Las principales razones para el cese de la lactancia materna exclusiva tienen relación con una inadecuada técnica de lactancia, y luego con el inicio de actividades laborales o académicas.

El nacimiento por cesárea dificulta el inicio de lactancia durante la primera hora de vida.

El calostro corresponde a la leche de los primeros 3 a 5 días, de poco volumen, caracterizada por una alta concentración de inmunoglobulina A secretora, linfocitos activados, macrófagos, lactoferrina, vitaminas liposolubles (A, E y K), sodio y betacaroteno.

La leche materna está compuesta por agua, nutrientes y más de 250 compuestos con funciones inmunológicas o tróficas. Tiene un aporte calórico entre 65 a 70 kcal/100 ml.

La leche materna contiene un 88% de agua y su osmolaridad semejante al plasma, permite al niño mantener un perfecto equilibrio electrolítico.

Las proteínas tienen una concentración que varía entre 1,5 g/dL en el calostro (incluso más de 2g/dL en madres de niños prematuros) y 0,8 a 1,2 g/dL en leche madura, con un 70% de proteínas del suero y 30% de caseína.

Las proteínas del suero de la leche humana contienen a-lactoalbúmina, lactoferrina, lisozimas e IgA secretora, entre otros. La lactoferrina posee acción bacteriostática sobre ciertos bacterias ferrodependientes y facilita la absorción intestinal del hierro en el lactante.
Las lisozimas de la leche humana poseen acción antimicrobiana no específica y mecanismos antiinflamatorios, favoreciendo una flora intestinal adecuada.

La IgA secretora es el factor inmunoprotector más importante de la leche materna.

Los lípidos proporcionan cerca de 50% del aporte calórico de la leche humana. Un 97% son triglicéridos, por lo que el 88% de la grasa corresponde a ácidos grasos, destacando ácido linoleico, alfa linolénico, araquidónico y docosahexanoico (DHA), que son fundamentales para el desarrollo cerebral y de la retina.

La absorción es de la leche materna por el lactante es favorecida por la lipasa contenida, que es activada en el duodeno.
El principal hidrato de carbono en la leche materna es la lactosa que está en grandes cantidades (7 gr/dL) produciendo un tránsito intestinal acelerado con deposición ácida y líquida con cuerpos reductores presentes, que generan una flor bacteriana intestinal saludable con lactobacillus bifidus.

Otros carbohidratos son los glicolípidos, glicoproteínas y más de 85 tipos de oligosacáridos. Los oligosacáridos además de ser fuente de nitrógeno no proteico, constituyen un mecanismo de defensa local al impedir unión a patógenos y favorecer el desarrollo de la flora intestinal.

La leche materna contiene adecuada cantidad de vitaminas A, C, D, E, K y del complejo B. Sin embargo, la leche materna no compensa el déficit de vitamina D secundario a la escasa exposición solar a esta edad, por lo que es necesario suplementar con 400 UI/día de vitamina D desde el nacimiento al año de vida.

La leche materna contiene minerales como hierro, calcio, fósforo, magnesio y zinc, entre otros, con alta biodisponibilidad. El aporte de hierro en la leche materna es suficiente hasta los 4 a 6 meses de edad en la mayoría de los niños.

La leche materna contiene compuestos bioactivos como enzimas, hormonas, factores de crecimiento y factores inmunoprotectores e inmunomoduladores, entre los que se encuentran células vivas (macrófagos, linfocitos B y T activados, linfocitos natural killer y células madres totipotenciales), inmunoglobulinas de la madre (IgA, IgG e IgM), bacterias probióticas que favorecen una flora intestinal adecuada, además de lactoferrina, oligosacáridos y mucinas.

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...