Anatomía externa de la médula espinal

Anatomía externa de la médula espinal
Anatomía externa de la médula espinal

El neuroeje comprende la médula espinal y el encéfalo. En el encéfalo se distinguen de abajo hacia arriba: el bulbo raquídeo, el puente o protuberancia, el mesencéfalo, el cerebelo, el diencéfalo y el cerebro. Tanto la médula espinal con las raíces espinales, y el encéfalo con los nervios craneales están protegidos por unas envolturas llamadas meninges y se encuentran en el interior de formaciones óseas: el conducto vertebral y el cráneo.

La médula espinal y las raíces de los nervios espinales están situadas en el conducto vertebral, cubiertas por sus envolturas meníngeas.

La médula espinal se encuentra dentro del canal medular entre el arco anterior del atlas y al diente del axis proximalmente donde se continua con la  médula oblonga o bulbo raquídeo, y el disco intervertebral entre la 1.ª y la 2.ª vértebra lumbar distalmente, donde termina en el vértice del cono medular. A partir de este ultimo punto el vértice es prolongado por el “filum terminal” de la médula espinal hasta la 1.ª vértebra coccígea.

La médula espinal se adapta a las flexiones del conducto vertebral por lo que presenta una curvatura cervical, cóncava hacia atras, y una curvatura torácica, cóncava hacia adelante. En su terminación es convexa hacia adelante a nivel de la unión toracolumbar.

La médula espinal es un largo cordón cilíndrico, ligeramente aplanado en sentido anteroposterior. Presenta dos ensanchamientos fusiformes, el primero ubicado en la médula cervical y el segundo, en la médula lumbosacra.

La porción superior que se sitúa por arriba del ensanchamiento cervical, se extiende desde el arco anterior del atlas hasta la 3.ª
vértebra cervical. De esta parte se originan las raíces del plexo cervical destinadas al cuello y a la nuca.

El ensanchamiento cervical se extiende desde la 3.ª vértebra cervical hasta la 3.ª vértebra torácica de aquí se originan la 4.ª raíz cervical que da origen al nervio frénico, y de la 5.ª vértebra cervical a la 1.ª torácica, las raíces del plexo braquial.

La porción torácica de la médula espinal ubicada entre en los ensanchamientos cervical y lumbosacro, se ex tiende desde la 3.ª hasta la 9.ª o 10.ª vértebra torácica dando origen a las once raíces de los nervios intercostales.

El ensanchamiento lumbosacro se extiende desde la 9.ª o 10.ª vértebra torácica cefálicamente, hasta la 2.ª vértebra lumbar distalmente dando origen a las raíces de los plexos lumbar y sacro.

El cono medular es parte del extremo distal del ensanchamiento medular lumbosacro, su vértice es el punto donde termina la médula espinal caudalmente, se sitúa frente a la 2.ª vértebra lumbar. Aquí se originan las últimas raíces sacras y las raíces coccígeas. Esta parte se encuentra rodeada por las raíces de la cola de caballo.

El Filum terminal es la prolongación de la médula espinal que se extiende desde el cono medular en dirección caudal. Su aspecto es filiforme se adelgaza hasta terminar en la segunda vértebra coccígea.

 

Al corte transversal la medula espinal muestra las siguientes estructuras:

  • La cara anterior presenta una fisura mediana anterior que se extiende en toda su longitud; a ambos lados de la fisura mediana se encuentra surco anterolateral, discontinuo y poco marcado, del que emergen las raíces anteriores de los nervios espinales. Entre ambos
    surcos y a ambos lados del plano mediano quedan comprendidos los dos cordones anteriores, derecho e izquierdo.

 

  • La cara posterior presenta lateralmente el surco posterolateral, por el cual penetran las raíces posteriores de los nervios espinales. En el plano mediano se observa un surco poco profundo llamado el surco mediano posterior, extendido sobre toda la longitud de la médula en esta cara. Este surco se profundiza por medio de un tabique: el tabique mediano posterior que divide esta cara de la médula en dos cordones posteriores, derecho e izquierdo. A su vez cada uno de los cordones posteriores está dividido hasta la 2.ª vértebra torácica por el surco intermedio posterior, en un cordón medial o fascículo grácil y un cordón lateral o fascículo cuneiforme.

 

  • Las caras laterales se extienden en toda la longitud de la médula espinal en sentido vertical, en sentido horizontal son convexas y comprenden la distancia entre los surcos anterolateral y dorsolateral. Estas caras corresponden a los cordones laterales de la médula espinal.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...