Respuesta Inflamatoria Sistémica

Respuesta Inflamatoria Sistémica
Respuesta Inflamatoria Sistémica

Conceptos para comprender cómo responde el organismo a la inflamación, la cirugía mayor y los traumatismos graves.

La septicemia y los traumatismos graves, pueden ocasionar reacciones amplificadas, que producen inflamación sistémica, daño a órganos distantes y falla orgánica múltiple.

La respuesta inflamatoria sistémica secundaria a una lesión grave se caracteriza por manifestaciones clínicas como aumento de la temperatura corporal, de la frecuencia cardiaca, de la frecuencia respiratoria y elevación del recuento de leucocitos.

La respuesta inflamatoria en lesiones traumáticas tiene mecanismos que se asemejan a la respuesta inflamatoria causada por patógenos, utilizan los mismos receptores de superficie y citoplásmicos que median la respuesta inmunitaria innata a la infección.

Las moléculas solubles de reconocimiento de patrones (PRM: pattern recognition molecules) son un grupo diverso de moléculas que participan en la activación del complemento, aglutinación, neutralización y opsonización. Las más conocidas son las pentraxinas: proteína C reactiva, proteína amiloide sérico, pentraxina 3 (PTX3).

La proteína C reactiva se sintetiza en el hígado como respuesta al incremento de las concentraciones séricas de Interleucina 6 en lo que se conoce como respuesta de proteínas de fase aguda. Es un marcador de la respuesta proinflamatoria en situaciones clínicas como apendicitis, vasculitis y colitis ulcerosa.

La pentraxina 3 (PTX3) se produce en diversas células en tejidos periféricos, incluyendo células inmunitarias, las concentraciones plasmáticas se incrementan en diversos trastornos inflamatorios, incluida la septicemia y se relacionan con la gravedad de la lesión y la supervivencia.

La enzima convertidora de IL-1 desdobla las citocinas IL-1, IL-1ß, IL-18 e IL-33, paso final necesario para la activación y secreción de citocinas por las células.

IL-1ß e IL-18 son citocinas proinflamatorias potentes que favorecen las respuestas inmunitarias defensivas.

El sistema nervioso central recibe a través de mediadores solubles recibe información sobre la inflamación inducida por lesiones a que llega hasta las áreas reguladoras localizadas en el encéfalo por medio de receptores ubicados en las células.

La inflamación produce en el sistema nervioso una respuesta antiinflamatoria proveniente del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenales  mediante la liberación de glucocorticoides sistémicos.

El estímulo inflamatorio en el sistema nervioso central ocasiona la fiebre, así como cambios conductuales (incremento del sueño, letargo, reducción del apetito).

La información sobre la inflamación periférica puede enviarse hacia el encéfalo a través de fibras nerviosas aferentes pertenecientes al nervio vago. El nervio vago puede regular la inflamación en los tejidos inervados.

Cuando existe una lesión traumática hay un estímulo neuroendocrino hacia el encéfalo, a su vez este envía respuestas que ayudan a incrementar la defensa inmunitaria y  movilizar con rapidez los sustratos necesarios para satisfacer las necesidades energéticas y estructurales esenciales del organismo.

Las dos principales vías neuroendocrinas utilizadas para mediar la respuesta inflamatoria sistémica son:

  • el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal
  • el sistema nervioso simpático

El eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenales: secretan hormona liberadora de corticotropina (CRH) del núcleo paraventricular (PVN) del hipotálamo en respuesta a las citocinas circulantes y estímulo nerviosos que llega a través de las fibras vagales aferentes. La CRH actúa sobre la adenohipófisis estimulando la secreción de hormona adrenocorticotrópica (ACTH) hacia la circulación sistémica.

La hormona adrenocorticotrópica en el paciente lesionado es liberada también como resultado de la estimulación directa de citocinas en la hipófisis anterior y otras sustancias como la vasopresina, la angiotensina II, la colecistocinina, el péptido intestinal vasoactivo y las catecolaminas.

La ACTH actúa sobre la glándula suprarrenal estimulando la secreción de glucocorticoides. El cortisol es el principal glucocorticoide que tiene varias acciones antiinflamatorias.

La liberación de catecolaminas provoca respuestas en los aparatos cardiovascular y pulmonar. Entre sus efectos se encuentra un incremento de la frecuencia cardiaca, de la contractilidad miocárdica, velocidad de conducción y presión arterial; distribución del flujo sanguíneo hacia el músculo estriado.

Los efectos metabólicos de las catecolaminas incluyen movilización de la glucosa del hígado a través de glucogenólisis, gluconeogénesis, lipólisis y cetogénesis.

La insulina es una hormona secretada por el páncreas, mediador del anabolismo a través de la glucogénesis y glucólisis, captación periférica de glucosa, lipogénesis y síntesis de proteínas. La inflamación sistémica se asocia con resistencia a la insulina, porlo que existe disminución de la captación de glucosa en el hígado y en la periferia, causando hiperglucemia aguda.

La hiperglucemia es pronóstica de incremento en la mortalidad en pacientes con traumatismos graves. El tratamiento con insulina para el control de la hiperglucemia puede ayudar a disminuir la mortalidad y las complicaciones infecciosas.

Las proteínas de golpe de calor (HSP, heat shock proteins) son un grupo de proteínas intracelulares que se expresan en en grandes cantidades como respuesta lesiones como quemaduras, inflamación e infecciones, actúan como protectores celulares y activando el sistema inmunitario de los tejidos lesionados.

Necrosis celular es la muerte prematura incontrolada de células de los tejidos causada por exposición a factores externos como isquemia, inflamación o traumatismos. Se caracteriza por pérdida de la integridad de la membrana plasmática y por colapso celular causando la expulsión del contenido citoplásmico.

Las citocinas son proteínas de señalización esenciales para las respuestas inmunitarias. El sitio de la lesión o infección, medían la erradicación de los microorganismos invasores y favorecen la cicatrización de las heridas. Una respuesta de citocinas exagerada ante un estímulo inflamatorio puede ocasionar inestabilidad hemodinámica y alteraciones metabólicas.

Factor de necrosis tumoral-a (TNF-a) es una citocina que actúa como un mediador potente de la respuesta inflamatoria actúa rápidamente en respuesta a factores de estrés como en lesiones e infección. Actúa casi en todos los tipos de células diferenciadas, desencadenando una amplia variedad de respuestas celulares , desencadena muchas actividades metabólicas e inmuno moduladoras. Una respuesta temprana de TNF después de traumatismos se relaciona con mejoría en la supervivencia en estos pacientes.

Interleucina-6 se produce después de quemaduras o traumatismos, los patrones moleculares relacionados con la lesión de las células lesionadas o muertas estimulan la producción. La IL-6 tiene múltiples funciones inmunitarias muy importantes. Las concentraciones plasmáticas de IL-6 son proporcionales con el grado de lesión. Las altas concentraciones plasmáticas de IL-6 se relacionan con mortalidad durante la infección intraabdominal.

Interleucina-10 desempeña una función central en esta respuesta antiinflamatoria al regular la duración y magnitud de la inflamación. IL-10 es necesaria para la transcripción de los genes que causan la respuesta antiinflamatoria, inhibe la secreción de citocinas proinflamatorias. Esta citocina es muy importante en el restablecimiento de la homeostasis inmunitaria, la resolución de la inflamación y el inicio del proceso de reparación de los tejidos. IL-10 contribuye al estado de inmunodepresión durante los estados de septicemia. El incremento de las concentraciones plasmáticas se relaciona con mayor mortalidad y con el estado de gravedad después de lesiones traumáticas.

La Interleucina 18 favorece la respuesta inmunitaria ante las infecciones bacterianas incrementando las respuestas celular y la inmunidad humoral mediada por IgG. El tratamiento con IL-18 puede ser eficaz para favorecer la recuperación inmunitaria después de las alteraciones fisiológicas causadas por una cirugía.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...