¿Qué es el síndrome de Mallory-Weiss?

¿Qué es el síndrome de Mallory-Weiss?
¿Qué es el síndrome de Mallory-Weiss?
Concepto

El síndrome de Mallory-Weiss es una de las causas comunes de hemorragia aguda del tubo digestivo alto, que se caracteriza por la presencia de laceraciones mucosas superficiales longitudinales (desgarros de Mallory-Weiss).

Los desgarros en el síndrome de Mallory-Weiss ocurren principalmente en la unión gastroesofágica; pueden extenderse proximalmente para involucrar el esófago inferior o incluso medio y, a veces, extenderse distalmente para involucrar la porción proximal del estómago.

La edad de mayor incidencia del síndrome de Mallory-Weiss es entre los 40 y los 60 años. Los hombres tienen de 2 a 4 veces más probabilidades de desarrollar el síndrome de Mallory-Weiss que las mujeres.

Factores de riesgo

La ingestión excesiva de alcohol se considera uno de los factores predisponentes más importantes (50% y el 70%).

Otros factores de riesgo incluyen bulimia nerviosa y enfermedad por reflujo gastroesofágico. La hiperemesis es una etiología frecuente del síndrome de Mallory-Weiss en mujeres jóvenes. Todas estas condiciones implican regurgitación del contenido gástrico hacia el esófago.

Etiología

Los desgarros en el síndrome de Mallory-Weiss se precipitan por actos repetidos de un aumento repentino de la presión intraabdominal, como arcadas, vómitos, esfuerzo, tos, reanimación cardiopulmonar o traumatismos abdominales cerrados.

El síndrome iatrogénico de Mallory-Weiss puede ocurrir como una complicación de procedimientos invasivos como la endoscopia gastrointestinal superior o la ecocardiografía transesofágica.

Cuando la presión intraabdominal aumenta repentina y severamente, como en casos de arcadas y vómitos fuertes, el contenido gástrico se precipita proximalmente bajo presión hacia el esófago. Este exceso de presión del contenido gástrico da como resultado desgarros longitudinales de la mucosa que pueden llegar profundamente a las arterias y venas submucosas, dando como resultado una hemorragia digestiva alta.

Presentación clínica

El síndrome de Mallory-Weiss puede ser asintomático en casos leves. En el 85% de los casos, el síntoma de presentación es la hematemesis. La cantidad de sangre es variable; que van desde mocos con vetas de sangre hasta sangrados masivos de color rojo brillante.

No hay signos físicos específicos del síndrome de Mallory-Weiss, y los signos son similares a cualquier otra afección hemorrágica o shock.

Los sangrados severos debidos al síndrome de Mallory-Weiss, se pueden manifestar por síntomas como melena, mareos o síncope. El dolor epigástrico suele estar presente y denota la presencia de un factor predisponente como la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Algunos pacientes pueden tener una hemorragia interna significativa y, por lo tanto, son vitales los antecedentes y el examen adecuados para detectar signos de shock.

Exámenes complementarios

En pacientes con el síndrome de Mallory-Weiss, las pruebas de laboratorio incluyen:

  • hemograma completo, hemoglobina y hematocrito, perfil de coagulación,
  • exámenes de la función renal para reconocer la presencia de insuficiencia renal midiendo el nitrógeno ureico en sangre (BUN) y la creatinina.

Es esencial descartar la isquemia o el infarto de miocardio midiendo las enzimas cardíacas y realizando un electrocardiograma.

La endoscopia digestiva alta es el estándar de oro para el diagnóstico definitivo de los desgarros de Mallory Weiss y el tratamiento de la hemorragia esofágica.

Los datos como sangrado activo, un coágulo o una costra de fibrina sobre el desgarro, un solo desgarro lineal que se encuentra en la parte proximal de la curvatura menor del estómago, justo debajo del cardias, confirma el diagnóstico.

Los estudios con bario deben evitarse por su escaso valor diagnóstico y su interferencia con el diagnóstico endoscópico.

La angiografía está indicada en desgarros que sangran activamente, cuando no es posible realizar la endoscopia, para localizar el sitio del desgarro sangrante y detener el sangrado.

 

Tratamiento

El síndrome de Mallory-Weiss es, la mayoría de las veces, autolimitado y la recidiva es poco común.

El tratamiento inicial del síndrome de Mallory-Weiss tiene como objetivo estabilizar el estado general del paciente.

La reanimación inmediata de los pacientes con hemorragia activa se basa en la estabilidad hemodinámica cmprobando vías respiratorias, la ventilación y la circulación. El establecimiento de un buen acceso intravenoso central o periférico y reposición de líquidos.

La infusión de concentrados de eritrocitos está indicada si el nivel de hemoglobina es inferior a 8 g/dl o si el paciente presenta signos de shock o hemorragia grave.

Se podría realizar una descompresión nasogástrica mediante sonda nasogástrica, especialmente en pacientes con sospecha de varices esofágicas concomitantes, antes del lavado gástrico.

El desequilibrio electrolítico, si está presente, debe corregirse adecuadamente. Los factores de coagulación deben optimizarse antes de proceder con la endoscopia.

El tratamiento farmacológico en el síndrome de Mallory-Weiss se basa en:

    • inhibidores de la bomba de protones y bloqueadores H2 se administran para disminuir la acidez gástrica, ya que el aumento de la acidez dificulta la recuperación de la mucosa gástrica y esofágica.
    • antieméticos como la prometazina y el ondansetrón para controlar las náuseas y los vómitos.

Cuando existe hemorragia activa o recurrente en curso, existen diferentes modalidades de tratamiento endoscópico:

    • inyección local de epinefrina (dilución 1: 10,000 a 1: 20,000) detiene el sangrado por vasoconstricción.
    • electrocoagulación multipolar
    • inyección de un agente esclerosante
    • coagulación con plasma de argón
    • ligadura con banda endoscópica

La angiografía con inyección de un agente vasoconstrictor como vasopresina o embolización transcatéter con espuma de gel para obliterar la arteria gástrica izquierda o mesentérica superior se considera cuando la endoscopia no está disponible o ha fallado.

La cirugía se considera necesaria después del fracaso de los procedimientos endoscópicos o la angioterapia para detener el sangrado.

La sonda de Sengstaken-Blakemore es el último recurso en el tratamiento de un desgarro sangrante de Mallory-Weiss en pacientes debilitados.

Diagnóstico diferencial

El síndrome de Mallory Weiss debe diferenciarse de otras causas de hemorragia digestiva alta como:

    • Síndrome de Boerhaave
    • Úlcera péptica
    • Neoplasia esofágica o gástrica
    • Varices esofágicas
    • Malformaciones arteriovenosas
Complicaciones

Las complicaciones están relacionadas con el grado de pérdida de sangre como:

    • shock hipovolémico
    • alteraciones metabólicas
    • infarto de miocardio.
    • La muerte ocurre si no se controla el sangrado.

La perforación esofágica y la recurrencia en el síndrome de Mallory Weiss son complicaciones poco frecuentes.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...